top of page
  • Foto del escritorÁngeles Barragán Galán

La importancia de trabajar los finales de curso.

Actualizado: 9 jun 2020


 



Como todo en la vida, el curso escolar también llega a su fin. Diez meses de convivencia, de vínculos con compañeros, con amigos, con profesores. Diez meses de cooperación y de conflictos, de nuevos aprendizajes, de materias nuevas, de momentos de superación y de frustración, de alegrías y tristezas. Diez meses pasados en el colegio, pero también en casa con el aprendizaje online. Diez meses de actuaciones, competiciones, excursiones y un sinfín de actividades escolares. Y diez meses formando parte de un grupo, un grupo compuesto por compañeros y profesores en el que cada uno ha ocupado un lugar. Un grupo que ha servido de apoyo para aprender, para superar dificultades, para sentirse acompañado, para aprender de otros, para enseñar a otros.


Es mucho de lo que se tienen que despedir alumnos y profesores cuando se aproxima el final de un curso. Este ha sido además, un curso especial porque el confinamiento y el aprendizaje online ha enfrentado a padres, profesores y alumnos a múltiples desafíos, y es importantísimo apreciar el esfuerzo realizado por todos y tener en mente los logros conseguidos, ya que todo ello alimentará la confianza en nuestra capacidad para superar futuros retos, para enfrentar el nuevo curso.

Es esencial realizar un ejercicio de cierre para guardar y conservar en nuestra memoria las experiencias positivas, los vínculos establecidos, todo lo aprendido, y reconciliarnos con las vivencias negativas, aprendiendo de ellas, de forma que al finalizar el curso, alumnos y profesores, y este año padres, puedan despedirse con una imagen positiva de este periodo.


No hay mejor forma de hacerlo que hablar de esto en las clases, y este año, también en casa. Pero no el último día, ni la última semana de curso. Se necesita tiempo para procesar las experiencias y las emociones, analizarlas, pensarlas y aprender de ellas. Es importante hacer que los niños se fijen en la evolución que han logrado, recordarles cómo iniciaron el curso y señalarles todo lo que han conseguido, tanto a nivel académico como actitudinal, social y grupal. Hablar de esto les va a permitir entender que las cosas no se adivinan ni se saben "ya", sino que el aprendizaje es un proceso que necesita tiempo y dedicación, y que gracias a ello han aprendido muchas cosas que igual a principio de curso veían imposible. Es bueno que puedan sentirse responsables de sus logros pues es una buena manera de fomentar su autoestima.


Es necesario hablar también de las situaciones difíciles, tratar de entenderlas, comprenderlas y aprender de ellas con la perspectiva que ofrece el tiempo. La realidad nunca es ideal, siempre hay dificultades o situaciones difíciles, y es esencial que podamos quedarnos con una imagen completa de la experiencia, en la que haya un buen balance de todo lo ocurrido. Entender y aprender de lo negativo permite relativizar la situación y englobarla junto a las vivencias positivas. Quedarse con una imagen negativa del curso, hará mucho más difícil la vuelta al colegio, a todos.

22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page