top of page
  • Foto del escritorÁngeles Barragán Galán

¿Temes perder la autoridad con tus hijos?



Seguro que te preocupa este tema. Da igual la edad que tengan tus hijos, ya sean mayores o pequeños, pero hay momentos en que agradecerías un poco de colaboración. Es cierto que no te gusta sobrecargarte y que cuando las cosas se hacen entre todos, no sólo lo agradeces profundamente, sino que sientes que sois un equipo, y eso te satisface mucho. Además, también quieres que tus hijos tengan un cierto nivel de orden y organización, porque es imposible obtener buenos resultados académicos si tienen la mochila hecha un desastre, los cuadernos sucios y rotos, la mesa que utilizan para estudiar llena de todo lo inimaginable y el cuarto totalmente desordenado. Piensas, con razón, que ser una persona organizada es esencial para su futuro. Y claro, sabiendo esto, seguro que te pasas el día pidiéndoles que recojan los zapatos, los juguetes, la toalla del baño, o que cierren la pasta de dientes, o que coloquen el mando de la tele en su sitio que luego no hay quién lo encuentre, o que recojan ese yogur de la merienda que lleva toda la tarde en el salón... Y claro lo dices una, dos, tres veces. Primero de buenas maneras. Y la respuesta, si con suerte la hay, es siempre la misma: “¡¡¡¡Ya voy!!!!! Pero nadie se mueve. Entonces lo repites con enfado. Pero tampoco funciona. No das crédito, ¿es que no te oyen?, ¿pasan de ti?, ¿pero no se dan cuenta de todo el trabajo que hay que hacer en la casa? ¿acaso no les preocupa que te enfade la situación? Pues parece que no. Cómo es lógico, tu enfado se intensifica. Entonces empiezas a quejarte en alto, más bien, a quejarte gritando. Pero ni con esas. Bueno, a lo mejor, de mala gana y despacio, muy despacio, como queriéndote mostrar lo absurdo que les parece lo que les pides, recogen. Pero no aprenden. Al poco estás de nuevo con lo mismo y ellos con el clásico ¡Qué ya voy! Este es un claro ejemplo de cuando el YA se convierte en NUNCA. Te desesperas. Te entiendo. Pero, si te sirve, tiene solución. El problema es que a veces creemos que los hijos tienen que obedecer lo que les digan sus padres. Y es probable que lo creas, porque tú obedeciste, y porque seguro que ahora en tu trabajo tienes que acatar las órdenes que vienen desde arriba, y claro, esperas eso mismo de tus hijos. La autoridad parental ha cambiado radicalmente en los últimos tiempos, pero aún hay muchos padres que no han sabido cómo realizar este cambio, les da miedo perderse en la permisividad y siguen con el “ordeno y mando”. Muchos, quizás sea tu caso, no cuentan con sus hijos, no les preguntan su opinión, cuando deciden sobre cuestiones que les incumben directamente por temor a perder su autoridad. Lo único que esto provoca, en el mejor de los casos, es que sus hijos comiencen a comportarse como si formaran parte de la resistencia. Una familia ha de ser como un buen equipo de trabajo, en el que todos sus miembros son importantes. Y los padres han de ser como los buenos líderes, capaces de tener en cuenta a sus hijos, haciéndoles partícipes de las situaciones que afectan a todos, para como equipo, buscar la solución. Porque ¿acaso no te gusta que se escuche tu opinión? Pues a tus hijos les pasa lo mismo. Si quieres lograr ese cambio, pero no sabes cómo hacerlo, hablemos. Si estás harto de darte siempre contra un muro, si te agota repetir siempre lo mismo y no logar nada, hablemos. Si quieres mantener la autoridad, pero quieres que tus hijos se sientan tenidos en cuenta, si quieres que sean responsables y respetuosos, y crezcan con valores y no sabes cómo logarlo, hablemos. Agenda una llamada conmigo, totalmente gratuita y sin compromiso, y te explico cómo trabajo para lograrlo. Elige una hora y un día en este LINK. Y rellena este formulario también. No esperes más, la solución es sencilla y el beneficio enorme. Ángeles Barragán Galán Psicóloga Clínica, Coach Familiar y Orientadora Escolar. Col. M-8939 www.angelesbarraganpsicologa.com P.D.:  Si lo prefieres, puedes escribirme a mi email

angeles@angelesbarraganpsicologa.com.


4 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page